• Una emergencia vital que implique el riesgo de muerte o de secuela funcional grave.
  • Es una alteración de la integridad física o mental de una persona, causada por un trauma o enfermedad.
  • Es una situación crítica.

¡Una urgencia requiere atención inmediata!

¿Cuándo acudir al servicio de Urgencias?                                                                                     

  • Cuando la persona afectada está inconsciente.
  • Por sospecha de infarto o paro cardíaco.
  • Pérdida abundante de sangre.
  • Ruptura de huesos.
  • Heridas profundas.
  • Caídas de altura.
  • Cuando la persona presenta dificultad respiratoria.
  • Quemaduras severas.
  • Reacciones alérgicas severas.
  • Accidentes que comprometan la vida del paciente.
  • En caso de intoxicación.

 ¿Cuándo no acudir al servicio de Urgencias?

No debe acudir a Urgencias en alguno de estos casos:

  • Resfrío.
  • Angustia.
  • Depresión.
  •  Curaciones.
  • Control de enfermedades crónicas.
  • Cuando presente resaca por consumo de bebidas alcohólicas.